Robo de bebés: Información



Robo de bebés: Información

Robo de bebés, un problema de más de setenta años.

En los últimos años, han salido a la luz innumerables casos en España en los que se separó a más de 300.000 bebés de sus progenitores, siendo adoptados -mediante su compra- por familias que no tenían la posibilidad de ser padres y que eran vendidos con la colaboración de médicos, congregaciones religiosas y funcionarios del Estado (entre otros), dejando a un lado todo sentimentalismo y pensando únicamente en hacer negocio con dicho tráfico de vidas humanas.

Tal calamidad, según los datos ofrecidos por varias asociaciones de afectados, hizo recaudar a esta gente sin alma más de 540 millones € (90.000 mill. de las antiguas pesetas) lo que convierte a esta trama en una de las más siniestras y monstruosas habidas y por haber sufridas en tierras ibéricas. Además, este problema es tan antiguo como el final de la Guerra Civil española, dándonos una idea de la inmensidad del tema en cuestión y los numerosísimos implicados que hay en tales robos, lo que dificulta sobremanera la investigación de los familiares en busca de sus bebés arrebatados años atrás. Partidas de nacimiento falsificadas en el año, sitio y lugar de nacimiento además de las amenazas sufridas por parte de algunos implicados hacen que esta búsqueda parental sea titánica, enfrentándose contra poderes tan influyentes como la Iglesia Católica, lo que ha supuesto varios reveses judiciales al respecto. Hagamos un pequeño resumen para que todo el mundo conozca, a grandes rasgos, el inmenso problema y delito que se ha cometido con estas familias durante más de 70 años, siendo más fácil entender de lo general a lo particular por lo necesario de vuestra ayuda. LOS NIÑOS ROBADOS SE ENCUENTRAN ENTRE NOSOTROS, y cualquiera que lea estas líneas puede aportar un dato esclarecedor para encontrar a una persona. Por eso, LA INMENSA NECESIDAD DE QUE TODOS CONOZCAMOS EL DELITO, ya que VOSOTROS SOIS ESA INESTIMABLE AYUDA QUE NECESITAN LAS FAMILIAS PARA ABRAZAR A SUS SERES QUERIDOS. 

Dictadura de F. Franco (1939-1975)

La Guerra Civil que asoló España tres años dejó como vencedor a un bando nacional-católico, como ellos mismos se denominaban. Esto es: Iglesia y Estado irían cogidos de la mano. Y si algo preocupaba a Franco era la posible resistencia que encontraría en España durante los próximos años, encarnada en los hijos de los republicanos exiliados que fueron arrebatados a sus madres y padres, en ocasiones incluso dejando que la madre, capturada, diese a luz para inmediatamente después de coger al bebé de su vientre, descerrajarle un tiro en la sien.

 Estos niños eran dados a la Iglesia, la cual regía los orfanatos y casas de caridad ya que el Estado le había dado a la institución religiosa tales competencias. Se les vendía entonces, en una amplia mayoría, a familias que no podían concebir y que eran, en infinidad de casos, militares o familias pudientes adeptas al régimen, consiguiendo matar dos pájaros de un tiro: se adoctrinaba de nuevo a esos hijos de republicanos en la ideología nacional-católica y además, las congregaciones,  médicos y funcionarios hacían un negocio muy rentable con tales ventas.

A partir de mitad de los años 50, todo el asunto tomó un cariz aún más macabro, si cabe. Como no había tantos niños disponibles como la demanda de los mismos en el sucio negocio, se dio un paso más en la escala de inhumanidad comenzando a robar bebés a familias de cualquier tipo. Incluso en clínicas privadas, pagadas por los mismos pacientes, se dieron estos casos de secuestro lo que nos sirve de ejemplo para comprender la amplia trama que había montada en torno al robo de retoños recién nacidos, algo imposible si no existía coordinación entre médicos, congregaciones y miembros de las instituciones públicas. A los padres se les decía que había muerto y se enterraba el supuesto cadáver sin que nadie lo viese. Cuando se han empezado a abrir las tumbas, se ha descubierto que o estaban vacías o llenas de trapos viejos, ni rastro de los cuerpos.

Llegada de la Transición – hoy día (1975-2013)

Con la muerte del dictador Franco y el nuevo sistema instaurado en España, los casos de robo de bebés se dispararon en toda la península. Si en el período comprendido entre 1940 y 1975 se contabilizan aproximadamente 30.000 casos de niños arrebatados a sus familias, estos últimos 35 años se ha llegado a la cifra de más de 270.000 bebés sumando en total 300.000 personas (por lo bajo) que han sido afectadas directamente por estos sucios negocios. Este período demuestra que los escrúpulos no tienen límites en cuanto al dinero, llenándose los bolsillos tanto eclesiásticos como médicos, pasando por funcionarios del Estado y taxis contratados para que las familias compradoras fuesen directamente al turbio asunto.

Muchas de las familias que pagaron por tener a dichos bebés también eran engañadas a su vez, y se les decía que si querían adoptar más rápidamente  sin apenas tramitación los gastos se incrementaban exponencialmente, por ejemplo. También se les anunciaba que el bebé era hijo de una prostituta, de padres fallecidos en accidente, abandonados, etc. lo que demuestra la MAFIA (así, en mayúscula) que había montada en torno al robo y venta de bebés, todo ello, recordamos de nuevo, con la colaboración de PERSONAL MÉDICO, RELIGIOSOS/AS, FUNCIONARIOS, TAXIS, INTERMEDIARIOS…algo imposible de realizar si no existe una coordinación previa, prueba refutable como señalamos de la existencia de una organización clandestina dedicada a tan horrendo fin y con un único motivo: el dinero. E incluso extorsionaban a los compradores para que nunca hablasen de dicho tema, algo que con el paso de los años va saliendo a la luz pese a los miedos de todos ellos.

En 1987, la nueva ley de adopción fue promulgada para intentar controlar lo que se le había ido de las manos al Estado: la mitad de los casos de adopciones en España cada año eran irregulares por aquellas fechas. Una barbaridad. Y entre el 50% de casos fraudulentos están los bebés robados, para que el lector/a se haga una idea de las cantidades multimillonarias que movieron dichos negocios, realizados por gente sin sentimientos. Aun así, se siguieron dando casos de bebés robados hasta bien entrados los años 90 del siglo pasado, lo que demuestra también las influencias de quienes cometían dichas tropelías y su segura pertenencia a puestos relevantes del Estado.

Conclusión

Este problema está empezando a descubrirse ahora en España: nos estamos dando cuenta desde hace unos pocos años que no fueron casos aislados y lo que está saliendo a la luz es estremecedor. Por ello, varias asociaciones de afectados nacidas a lo largo de todo el país engloban a aquellos que buscan a sus seres queridos y que les fueron arrebatados de las manos hace muchos años. Y como nunca es tarde si la dicha es buena, están presentando denuncias conjuntas con el fin de hacer más presión sobre los órganos judiciales que deben investigar esto, bastante reticentes a hacerlo (otra demostración de los importantes implicados que debe haber en toda la trama). A finales de enero de 2012, se presentaron más de doscientas denuncias por este motivo, las que se multiplicaron por tres en apenas dos meses. Incluso el año anterior, se había denunciado a la Fiscalía General del Estado con el objetivo de que estas familias afectadas tuviesen un marco legal donde ampararse y para que el Estado satisfaga necesidades que son INDISCUTIBLES, como por ejemplo un banco de ADN a nivel nacional donde poder comparar todos los casos que se denuncien, centralizando la búsqueda en España y facilitando la labor a todos los afectados, asunto que hoy día está en el aire.

¿Por qué el Estado no se ha inmiscuido como debe en el asunto? Por lo que hemos anunciado a bombo y platillo: hay demasiada gente importante metida dentro como para destapar todo el asunto. Rodarían muchas, muchísimas cabezas, por lo que se ha convertido en una ‘Cuestión de Estado’ sin ningún tipo de duda, y el secretismo va a ser la tónica normal en esta lucha librada por los familiares. La burocracia juega a favor del aparato del Estado y la Iglesia, pero las ganas de abrazar a un familiar querido son mucho más fuertes y sólidas que la maraña administrativa en la que se va a marear el asunto.

Los familiares no pueden contar realmente con la justicia, cosa de la que se dieron cuenta en cuanto comenzaron a pedir eso mismo y que se encontrase a sus bebés secuestrados junto con el castigo merecidísimo para los culpables de los hechos. Por ello, decidieron hace tiempo comenzar su propia búsqueda e investigaciones, consiguiendo bastantes más cosas que las que ha hecho el Estado por ellos y teniendo a su disposición unos medios muy sencillos. Si nosotros les ayudamos, lo que debería ser así por descontado, sus medios se multiplicarán exponencialmente ya que multitud de personas que no habían visto informaciones de interés anteriormente podrá aportar datos para las investigaciones que puedan ser de ayuda a los familiares.

AYUDEMOS A ESTAS PERSONAS QUE BUSCAN A SUS SERES QUERIDOS, TAMBIÉN TE PODRÍA HABER PASADO A TI. Muchísimas gracias a tod@s por vuestro interés, habrá cientos de miles de personas que os lo agradezcan de todo corazón.

La Iglesia es la Mayor Secta de la Historia.