Sacerdote a feligresa: ‘Los 6.000€ o no te doy la comunión’

Don Felipe recibe el saludo del presidente de YMCA España, José Antonio Corrales Romeo
El presidente en España de la ‘Asociación Cristiana YMCA’ aparece en los Papeles de Panamá
12 mayo, 2016
Virgen de Valdejimeno
A juicio por ‘ofender a la virgen’
16 febrero, 2017

Sacerdote a feligresa: ‘Los 6.000€ o no te doy la comunión’

Miguel Palomar (fotografía de EL ESPAÑOL)

Sacerdote a feligresa: ‘Los 6.000€ o no te doy la comunión’

El pequeño pueblo de San Carlos del Valle en la provincia de Ciudad Real vive su semana más agitadas en muchos años y es que la atención mediática de medio país tiene puesta la mirada en su población, más concretamente en uno de sus vecinos más “ilustres” junto al alcalde y la Guardia Civil, el párroco Miguel Palomar.

Miguel Palomar (fotografía de EL ESPAÑOL)

Miguel Palomar (fotografía de EL ESPAÑOL)

Nuestro protagonista se encontraba oficiando una misa hace una semana cuando en el momento de dar la comunión a los que así lo desearan, una feligresa llamada Ramona Álvarez  –y que casualmente es la ‘rica del pueblo’ sin hijos ni parientes cercanos –  de 81 años de edad se acercó a comulgar cuando el cura le espetó: “los 6.000€ o no te doy la comunión”. Ante la estupefacción de la anciana, que se dirigió de nuevo a la bancada para tomar asiento, la multitud reaccionó abandonando el templo entre protestas contra el sacerdote.

INCLUSO EN EL ENTIERRO

El motivo de la ‘disputa’ entre Miguel Palomar y la anciana son 6.000€ que el párroco reclama a la mujer. Pero no porque se los deba, no, porque el hermano de Ramona años atrás antes de morir de cáncer donaba dicha cantidad a la parroquia para su sustento a lo largo del año. Como la anciana no hacía lo mismo que su hermano y llegado el nuevo año, el sacerdote extorsionó a la anciana para conseguir el dinero que ya no disfrutaba. Y la herramienta de extorsión es negar un sacramento católico por motivos económicos, cuando en su propio libro sagrado reza en Mateo 10,8: <<Den gratuitamente lo que gratuitamente recibieron>>.

La desvergüenza del cura llega a extremos insospechados, ya que tuvo la ‘delicadeza’ de preguntar a Ramona durante el entierro de su hermano que “qué iba a hacer con los 6.000€ ahora que Agapito (nombre del fallecido) había muerto”. Como es lógico, ella no contestó a tal ofensa pero siguió acudiendo puntual a la misa diaria que Palomar ofrece en la iglesia del pueblo.

Como asegura EL ESPAÑOL en el artículo que le dedica, el párroco no es la responsabilidad hecha persona, que digamos: se duerme cuando hay entierros, no se acuerda de las fechas de las bodas que él mismo ha aprobado e incluso le niega el sacramento de la comunión a jóvenes según su propio criterio. Estos sucesos han levantado suspicacias entre los habitantes de San Carlos del Valle quienes aseguran llevar años quejándose al obispado por las ‘travesuras’ del sacerdote, siempre recibiendo el silencio como respuesta. Su jefe el obispo hace oídos sordos a las críticas que le llueven y sigue manteniendo en el puesto  –desde hace diez años –  a Miguel Palomar.

DISCULPAS FORZADAS

Viendo la dimensión que ha alcanzado el suceso, el sacerdote tuvo que pedir disculpas ayer 15 de enero durante la misa matinal. Desde lo que ocurrió con Ramona se contaban con los dedos de una mano –y sobraban– los asistentes a la eucaristía cristiana; quienes lo hacían, eran abucheados por los vecinos que se concentraban a las puertas del templo en señal de protesta. El obispado sigue sin publicar ningún comunicado y sin hacer declaración al respecto y nadie sabe si el sacerdote seguirá en San Carlos del Valle. Es un asunto muy espinoso porque si la Iglesia católica ha de pronunciarse en contra de los “donativos voluntarios pero indispensables” por administrar sacramentos, dejaría de recibir cantidades inmensas de dinero sin tributar procedentes de todos los puntos del país. Y del mundo. Así que es lógico que miren para otro lado y esperen a que las aguas se calmen.

Rauli3_v2

OPINIÓN

El caso ocurrido en este pequeño pueblo de la comunidad manchega pone de relieve el método de la obtención de dinero por parte de la Iglesia a través de los llamados ‘donativos’ que, en teoría, son voluntarios pero que como todo español medio que haya asistido a bodas/bautizos/comuniones/entierros sabe, el sacerdote pide peaje monetario a cambio del sacramento en el camino hacia la “vida eterna”; cantidades que se disfrazan de voluntariedad cuando no lo son, siendo el ejemplo perfecto de cómo transgredir el Derecho Canónico al delinquir mediante delito de simonía. Es un hecho castigado por las leyes eclesiales que incluso puede llegar a despojar de su sacerdocio al incriminado en cuestión pero claro, como la Iglesia católica tuviera que hacer tabula rasa en esto con los sacerdotes de todo el mundo volverían a sobrar dedos en una mano para contar los curas que no se prestan a ello.

La extorsión del párroco de San Carlos del Valle a una anciana nos hace preguntarnos también: ¿cuántos colegas de Miguel Palomar utilizan los mismos métodos de “meter miedo a viejas con la no intrusión en el paraíso” para obtener prebendas económicas? Todos sabemos que cuando la muerte se acerca tras muchos años en este mundo hay personas que mentalmente son más débiles y necesitan consuelo en algo, siendo la religión un ámbito muy elegido entre nuestros mayores para soportar la carga de la pronta muerte. Los curas, entonces, son vistos como figura ejemplares que ofrecen consuelo a quien lo busca y se ganan la confianza de los feligreses. ¿Cuántos de ellos se aprovechan de su posición y obtienen donativos en beneficio propio? Nunca lo sabremos, pero lo peor es que en esta España cristiana católica apostólica y romana durante siglos todos conocemos a algún vocero de Dios que vive a cuerpo de rey gracias a las monedas  –y billetes–  de sus oyentes.

Comentarios